Los quince mil autores de Alberto Cerezuela

Decía el dramaturgo Esquilo de Eleusis que “la fuerza de la necesidad es irresistible”, y no hay una frase breve que pueda resumir mejor el camino de Alberto Cerezuela. Nacido en Almería en 1982, desde muy joven se enamoró del misterio, pero desde el punto de vista más histórico y analítico, y no de ese lado más parapsicológico y efectista. Tras su licenciatura en Humanidades, Cerezuela recorrió Almería investigando la realidad tras muchos de los mitos y leyendas históricas de la provincia, preguntando a los ancianos, a la policía y realizando una tarea minuciosa que acabó bautizándose como Enigmas y leyendas de Almería en forma de libro. Estábamos en 2007, un hito empresarial estaba a punto de nacer y su protagonista ni siquiera era consciente de ello. 

Fue en este punto en el que el autor se dio cuenta de que quizás parte del sector editorial iba por detrás del tiempo físico y de su realidad, o que quizás esa inmensa industria no era tan capaz de dilucidar lo que la gente quería o no quería leer. Posiblemente encajonada en un conservadurismo que más bien empezaba a ser una zona de confort maquillada de experiencia y know how. Libro en mano, Cerezuela visitó todos los sellos de la provincia, teniendo claro el interés de la obra que acababa de escribir. Por supuesto, y como toda buena historia con moraleja que se precie, el autor fue recibido con un no por respuesta en todos y cada uno de los sellos.

Lejos de tirar la toalla (y el tiempo ha dejado constancia de que Alberto Cerezuela está en las antípodas de ese perfil) decidió pagar por cuatrocientas unidades de su libro. Es aquí donde viene el plot twist —que dirían los cinéfilos— de la historia: el libro no solo terminaría siendo alabado por iconos del género como Iker Jiménez, sino que acabaría siendo uno de los libros más vendido de la historia de la provincia. Récord que aún sigue ostentando.

Con la seguridad que otorga el éxito cuando se mezcla con el esfuerzo, la disciplina y el talento (una combinación que queda reducida a muy pocas personas), Cerezuela se dio cuenta de que muchísima gente podría estar en su misma situación. Es decir: tipos con talento para la escritura —y capaces de conocer lo que la gente quiere leer en cada momento— que eran ignorados por los sellos tradicionales. De ese modo, y reduciendo la historia al mínimo, nació editorial Círculo Rojo. Por supuesto, el autor y ahora empresario solo estaba comenzando a hacer historia.

De este modo, nuestro protagonista empezó a compaginar su trabajo con el de editor. En su primer año como empresario editó a ocho autores. Para 2020 había hecho lo mismo con diecisiete mil títulos de más de quince mil autores y había vendido alrededor de medio millón de libros. Una proeza tan inmensa (y en tan breve espacio de tiempo) que a un servidor se le asemeja a la parábola bíblica de Moisés abriendo el Mar Rojo.

Pero eso no es todo. Círculo Rojo pasó de un trabajador (él mismo) a veinticinco —de veintisiete años de media— y alrededor de cuarenta externos en esa franja de tiempo. Por supuesto, la facturación creció de mil euros a dos millones y medio en ese breve espacio temporal.

Además, Círculo Rojo no solo es un referente editorial en Europa por sus cifras y su crecimiento, sino por mucho más. Los premios que otorga el sello cada año incluyen doce categorías, se celebran en auditorios con capacidad para mil quinientas personas y son presentados por personalidades como Christian Gálvez.

La historia de Círculo Rojo y de Alberto Cerezuela como empresario es de esas que merecen la pena contar. Un camino de esfuerzo, de tesón, de talento y de saber leer la necesidad de la gente. Pero también es una fábula que ayuda a cumplir los sueños de los demás, de esos autores que conocen su habilidad y que los sellos más anquilosados en el pasado no saben ver. Es por ello que no solo estamos ante un récord empresarial (el de ser el sello que edita más libros en toda Europa) de un tipo con menos de cuarenta años, sino que se trata de crear un producto redondo a todos los niveles (portada, sinopsis, biografía, distribución…) a miles de autores que están convencidos de que pueden ganar más dinero con sus obras y, de regalo, tener más control creativo.

Círculo Rojo ha logrado deconstruir la historia del empresario hijo de empresarios, de trajes hechos a medida y de apellidos compuestos. Y lo ha hecho en un contexto extraño, rico y casi paradójico: entre el spaghetti western (las oficinas de Círculo Rojo están a solo unos kilómetros de donde se rodaron las mejores películas del subgénero), el intelecto analítico y el empeño más absoluto. Y al César lo que es del César.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *