Las librerías entran en el comercio digital: Sus libros a un clic

La plataforma todostuslibros.com, el nuevo portal de venta online, no es complejo y no es una novedad, “pero es algo nuestro”

Ilustraciones: Marta Bustos

No hay quien escape a la red. Ni siquiera lugares tan mágicos, llenos de ideas, aventuras, dramas, romances y tantas historias más como las librerías. Todo es tan fácil como un ligero movimiento del dedo índice. Se busca un libro. Clic. Se elige. Clic. Se compra. Clic. Hoy todo se adquiere en internet y los libros también. Hay gigantes en la red que copan mercados y ante ello hay quien piensa que nada se puede hacer. Pero como el oficio de librero es así, tan complejo, siempre en dificultades y siempre saliendo adelante, los independientes no se han quedado de brazos cruzados. 

Son muchos los proyectos que han surgido en los últimos tiempos, pero el confinamiento provocado por el coronavirus ha sido una muestra más de que el sector tiene que moverse. Y rápido. De ellos, dos son los que parecen copar el interés del sector de las librerías, uno en España y otro en México. Ambos llevan tiempo en marcha, pero ahora se han acelerado. Los libreros españoles han estado durante años dando forma a la plataforma todostuslibros.com con la que ahora dan una respuesta unitaria al comercio electrónico. Mientras, en México parte del sector se ha unido con libreriasindependientes.com.mx en una iniciativa pionera en Latinoamérica y que trabaja en los primeros contactos para extenderse a otros países. 

Además, se han puesto en marcha otros planes específicos por la pandemia que han tenido un buen funcionamiento para paliar las malas cifras del sector, como es el caso de Llibrerias Obertes, que se lanzó en Cataluña con presencia también de establecimientos de Valencia y Baleares, aunque su proyección es más limitada. 

En el Observatorio de las Librerías 2019 se pregunta al sector por sus problemas y a la cabeza están las grandes plataformas. El 33,94 por ciento cita la venta online de grandes operadores como Amazon como su principal preocupación, nueve puntos más que la segunda, que es la pérdida de los compradores de papel. El nombre de la todopoderosa plataforma de Jeff Bezos aparece destacado en la nube de palabras formada por las respuestas a esta cuestión, seguido de términos como ‘internet’, ‘online’ o ‘competencia’, según este estudio que presentaron a finales del año pasado la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Librerías (CEGAL) y el Ministerio de Cultura y Deporte. No es extraño que las librerías independientes quieran ganar terreno en el e-commerce y hacer suyo un volumen de ventas online que ahora no es el principal dentro de su negocio, pero que va en aumento. 

De todos modos, proyectos como todostuslibros.com se desmarcan de la idea de que son una simple respuesta a Amazon. “No está concebido de esa manera”, afirma Álvaro Manso (Librería Luz y Vida, Burgos), el portavoz de CEGAL, que es la asociación que lo está poniendo en marcha. Todostuslibros.com quiere reflejar “lo que ya está haciendo el librero dar un servicio de calidad, informado y profesional”. Y lo hace de forma colaborativa, muy lejos de los parámetros bajo los que trabaja el gigante norteamericano. “Lo que está claro es que los libreros con sus webs individuales no tienen nada que hacer”, asegura.

La presencia de Amazon ya es asumida desde el sector. El director literario de la librería Laie de Barcelona, Lluís Morral, cree que provocó cierta desazón cuando se implantó la plataforma, “pero ahora ya es algo que se da por perdido”. No duda en tildar de “desastre” todo lo que ha ocurrido con el cierre por la Covid-19. “Ni Semana Santa, ni Día de Sant Jordi”, dice para añadir que la venta online ha paliado algo la situación. Poco se ha notado el Sant Jordi veraniego que se organizó el 23 de julio, pues en la principal tienda de la cadena, la de Pau Claris en el centro de Barcelona, apenas se ha vendido el veinte por ciento del 23 de abril del año anterior. La venta online, en el caso de la citada librería, apenas supone un cuatro por ciento de su volumen total, algo que durante la cuarentena se ha elevado al siete o al ocho por ciento, una buena cifra, pero insuficiente. 

Los editores no son tan críticos con Amazon, aunque siguen adorando a las librerías. “No son el enemigo y algo bien habrán hecho”, afirma el director editorial del grupo andaluz Almuzara, Antonio Cuesta, “pero para nosotros las librerías siguen siendo básicas”. Una de las fórmulas de marketing y venta de esta editorial son las presentaciones. “Nosotros hacíamos entre veinte y treinta todos los meses y eso se ha quedado parado”. De modo que también este parece el momento de mirar a las ventas web, pero en este caso y aunque haya ventas a través del canal, es más un servicio que se da a los lectores que una fuente principal de ingresos.  Casi todas sus ventas se producen en librerías, añade Cuesta. Las novedades se han parado y ahora no se pueden sacar a la vez todas las que se quedaron en vilo y las que había previstas.

Quizá con unos portales más desarrollados en internet la situación hubiera podido ser menos crítica. La pandemia ha pillado al mundo del libro como al resto de los sectores económicos: a medio organizar. Salvo a Amazon, claro, que dispara sus ventas y su cotización en bolsa. Pero hay un espacio para los agentes locales.

Todostuslibros.com ha pisado el acelerador. La plataforma se constituyó como un elemento informativo, una web en la que se podían conocer los títulos y la disponibilidad de ellos que había en una librería determinada, además de ser una guía de recomendaciones. Pero el paso hacia una gran plataforma de compraventa ya estaba dado y había que ponerlo en marcha. El cambio que ha implicado la pandemia ha sido el de la velocidad, en parte porque también los libreros han tenido tiempo para ultimar detalles e incluso hacer inventario de sus propios negocios. 

La plataforma ha sido creada por CEGAL. En su financiación ha participado desde el principio el Ministerio de Cultura y fue una de las protagonistas de la asamblea celebrada en Málaga pocos días antes del inicio de la cuarentena. Allí, Jesús Trueba (Librería La Buena Vida, Madrid), uno de los profesionales que ha estado trabajando directamente en el proyecto, defendió el portal como “una idea genial y superavanzada”. Sin ser de una extrema complejidad ni una novedad tecnológica, “lo que le convierte en algo genuino y único es que es algo nuestro y que tiene un potencial comercial increíble”, añadió ante los libreros reunidos en un acto que quizá tarde en poder repetirse.

El objetivo era que en el otoño de 2020 la plataforma comenzase a operar con su nueva funcionalidad, pero es ahí donde la pandemia ha metido prisa. CEGAL anunció en julio que se incorporaban nuevas operativas. “Tras esta primera fase de pruebas, y cuando finalice el período vacacional, está previsto que los usuarios ya puedan realizar compras directamente a través de la plataforma”, informó. Ya durante la pandemia se puso en marcha la campaña #apoyatulibrería que permitía a los usuarios generar cheques regalo. Se crearon 1.592 de estos cheques, que sumaron 77.822 euros. 

La plataforma, que agrupa a cerca de setecientos libreros, lleva años funcionando como una de las fórmulas de colaboración entre el sector, igual que se creó laslibreriasrecomiendan.com, que está incluida también en el proyecto. Sin ser aún un medio de compraventa con el usuario final, todostuslibros.com ha ido creciendo en el tiempo. Según los datos facilitados por CEGAL, la media mensual de sesiones abiertas en la web del primer semestre de 2020 se sitúa en 2,2 millones. 

Las funciones se van incorporando. Las librerías inscritas ya pueden hacer compraventa entre ellas. Por su parte, los usuarios registrados pueden publicar las selecciones bibliográficas creadas en sus estanterías, reservar libros, elegir hasta cuatro librerías preferidas y una de referencia para la gestión de sus pedidos.

En Latinoamérica también se trabaja en un sentido similar. Tu compra virtual también puede ser local era el lema que utilizaron las pequeñas librerías mexicanas para poner en marcha su propia plataforma. La Red de Librerías Independientes (RELI) se ha construido como un antídoto a los tiempos inciertos. A través de ella, treinta y cinco establecimientos de pequeñas dimensiones se han unido a la cadena de librerías El Sótano (que cuenta con quince tiendas propias) para crear una plataforma que dé respuesta a sus necesidades comerciales. “Antes había una colaboración, pero ahora con la pandemia hemos visto que teníamos que dar un paso más”, dice Edgar Tapia, gerente de Relaciones Institucionales de El Sótano y uno de los líderes del proyecto de libreriasindependientes.com.mx. 

Dado que El Sótano —que es el operador de la web— es una gran cadena y el resto son librerías pequeñas hubo en principio dudas sobre si había intereses comunes. “Todos podemos salir beneficiados —dice Tapia— porque es necesario colaborar y a todos interesa que las librerías subsistan. El proyecto nace de asumir nuestro papel dentro del ecosistema librero y pensar en lo que podemos aportar”. En su opinión, es un proyecto “parteaguas”, expresión utilizada en México que significa un antes y un después en el negocio para que ganen peso aquellas que venden libros basándose en las recomendaciones que hacen a sus clientes y en sus secciones especiales, “no en un algoritmo”. 

La colaboración se inició con El Sótano dando apoyo comercial y otros servicios a las librerías. En México algunos de los grandes grupos editoriales no trabajaban con las pequeñas librerías y El Sótano permitió paliar este déficit. A partir de ahí fue donde se constituyó en una plataforma que en poco más de dos meses funcionando suma adeptos e interesados en participar. Hoy son cuarenta librerías y suman un grupo global editorial. 

El funcionamiento implica que cuando un cliente compra a través de la plataforma elige la librería a la que quiere beneficiar. “Esto ha funcionado muy bien, incluso hay quien compra tres libros y da los beneficios a tres librerías distintas”, dice Tapia. En la plataforma hay en este momento ochenta mil títulos. 

El proyecto de CEGAL en España y el de la RELI en México buscan lo mismo. El objetivo es que el usuario final se encuentre con el librero e interactúe con él. No se trata solo de vender y comprar, sino de encontrarse en internet y establecer una conversación sobre lo que realmente importa: el mundo del libro.

Soy librero ¿Qué gano si me asocio a este portal? 

Los beneficios para los libreros independientes que se han incorporado a todostuslibros.com han ido creciendo por el tiempo. Apareció hace más de diez años y entonces Amazon no era una amenaza. Existía la conciencia de que era preciso trabajar de forma conjunta. A partir de ahí se han ido agregando funciones hasta llegar a convertirse en una gran plataforma de venta online. La primera utilidad para los libreros fue compartir las bases de datos, según explica el portavoz de CEGAL, Álvaro Manso. Esto permitía una disponibilidad por cercanía, lo que respondía en gran medida a la aspiración de las librerías independientes de crear entorno, dinamizar el barrio y respetar el medio en el que se encontraban.

Por este motivo, los libreros fueron encontrando una posibilidad de intercambio entre ellos y una capacidad para situar el tiempo de entrega en dos o tres días. Y le añadieron funciones, como poder ofrecer información sobre presentaciones u otras actividades, incluir reseñas de libros, entrevistas y elaborar estanterías de libros confeccionadas por los propios libreros y por sus clientes de manera virtual. 

Ahora se da un paso más con la compra directa en la propia plataforma. Hay una posibilidad de respuesta rápida, se actúa con una gran cantidad de fondo disponible (4.217.050 referencias de libros y 1.605.092 títulos con disponibilidad) y aumenta la calidad en el servicio. El librero puede además crear un perfil, actuar como un prescriptor con sus recomendaciones y disponer de una lista de los cien libros más vendidos. Los usuarios pueden acercarse a una u otra librería por diferentes motivos, como la cercanía o la especialización.

Además, la plataforma no solo es un punto de encuentro entre libreros y clientes. También es posible incluir otros agentes fundamentales en este sector, como los editores y los distribuidores, sin olvidar las posibilidades de intervención de los propios autores. Todo ello para trasladar a la red la labor que las librerías independientes ejercen desde siempre en sus locales.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *