Las editoriales europeas facturan 22.400 millones anuales

El audiolibro explota en 2019 y el empuje digital aumenta los catálogos de los sellos del continente

Las editoriales europeas facturaron en 2019 un total de 22.400 millones de euros, una cifra similar a las que se ha registrado en el último lustro. Este dato refleja que el sector gozaba de buena salud en la etapa precovid, que ha venido a modificar el escenario aunque quizá las grandes cifras no varíen mucho al final de 2020 respecto al ejercicio de 2019, sobre el que la Federación de Editores Europeos acaba de publicar su nota de estadística anual.

España es uno de los cinco grandes mercados europeos (junto a Reino Unido, Alemania, Francia e Italia) y supone algo más del 10 por ciento del sector teniendo en cuenta que la Federación de Gremios de Editores (FGEE) dio la cifra de ventas de 2.420 millones de euros dentro de su informe de comercio interior de 2019. Los datos de este informe son los utilizados en relación a España por la federación europea, a la que FGEE pertenece junto a los representantes de organizaciones del sector de otros 28 países. En él se incluyen los datos de países de la Unión Europea y los que se suman a sus disposiciones a través del Espacio Económico Europeo.

El informe recoge la facturación neta de los editores, no al mercado total de los libros, en los que habría que incluir a los libreros y otros minoristas u otros ingresos por cuestiones como la venta de derechos. El propio informe señala que el mercado total de libro rondaría los 36.000 millones de euros.

La evolución en los últimos cinco años habla de un sector estancado. En 2019, las ventas de los editores fueron superiores a las del año anterior en un 4,6 por ciento, pero lo cierto es que en 2015 la cifra sí fue prácticamente la misma que la actual.

Otros datos recogidos en el informe de los editores europeos indican que el sector da empleo directo a tiempo completo a 130.000 personas (se calcula que en toda la cadena del libro trabajan en Europa en torno a medio millón); que el 79 por ciento se vende en los mercados interiores y el 21 por ciento se destina a exportaciones; que la mitad se vende en librerías, siendo el siguiente canal las ventas online con un 23 por ciento; y que en 2019 se editaron 605.000 títulos nuevos. Todos estos datos se mantienen estables en los últimos años.

Donde sí ha habido un notable incremento es en el volumen de los catálogos de las editoriales europeas. Si en 2015 había 9,9 millones de títulos, en 2019 llegaron a 12,25 millones, un incremento del 20 por ciento en un lustro. En 2018, sin ir más lejos, había un millón de títulos menos cuando a lo largo del 2019 sólo hubo seiscientos mil nuevos. La federación de editores da varias causas de este incremento, aunque todas ellas tienen el denominador común del avance digital. En su opinión se debe sobre todo a cuatro motivos: el aumento de la edición digital en diferentes formatos; la digitalización de los catálogos; el crecimiento de los servicios de impresión a la carta y el aumento de los títulos autoeditados.

El informe también subraya que en 2019 fue el año de la explosión de los audiolibros. Sin llegar a lo que ocurrió en torno a 2011 y 2012 con el libro digital, el audiolibro se ha convertido en el formato que ha permitido que vuelvan a crecer las ventas del área digital, estancadas desde 2015. Ahora el mercado de libros electrónicos en diferentes formatos se sitúa en el 10 por ciento del total del sector, según las estimaciones de los editores europeos.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *