La lectura digital se dispara en una década

Encuesta de hábitos de lectura en España 2020: leen más las mujeres, los jóvenes de 18 a 24 años, los residentes en Madrid, y los compradores eligen librerías independientes

Los lectores digitales en los últimos diez años en España han pasado de ser un raquítico cinco por ciento de la población (dato de 2010) a llegar hasta el treinta por ciento actual. Mientras los españoles van llenando sus vidas de pantallas, no olvidan el papel y más con la pandemia, que ha supuesto récords en las cifras de lectura.

El mundo del libro vivió un 2020 extraño. Los índices de lectura de todo tipo de libros, fundamentalmente en papel, comenzaron el año con la tranquilidad de una estadística acomodada; llegó el confinamiento y con él se extendió el pesimismo pero, contra pronóstico, la lectura creció. Al final del año se ha demostrado que parte de ese crecimiento se ha mantenido. Y así entra 2021, con optimismo moderado ante la llegada de las sucesivas oleadas de la pandemia, el temor a una crisis económica que ya hace mella en economías familiares y, sin embargo, repitiendo que el sector editorial, la principal industria cultural de España, va bien.

De ahí que el ministro de Cultura José Manuel Rodriguez Uribes y el presidente en funciones de la Federación de Editores (FGEE), Patrici Tixis, se plantaran satisfechos a finales de febrero para presentar ante los medios de comunicación la Encuesta de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España en 2020. El Ministerio se encuentra ahora embarcado junto al sector en la preparación de un nuevo Plan de Fomento de la Lectura 2021-2024 y lo hace a partir de un dato de lectores del 64 por ciento de la población española entre frecuentes y ocasionales, es decir, entres los que leen todos los días y los que lo hacen alguna vez al trimestre. “Aún queda mucho camino por recorrer para conseguir que el índice de lectura en España se sitúe en niveles europeos. Aún existe un alto porcentaje de población que no lee nunca o casi nunca, el 36 por ciento”, señaló Tixis durante la presentación.

La encuesta indica que se mantienen las constantes de años anteriores: crece la lectura, aunque quede gran parte de la población que no lee y, sobre todo, el mundo digital prosigue su camino al alza independientemente de lo que ocurra. Hay datos positivos, como que el confinamiento ha supuesto máximos históricos en la lectura; y también abundan los negativos, la evidente desigualdad ente unos territorios y otros, que hace que el número de lectores habituales difiera en veinte puntos entre las comunidades más lectoras y las que menos lo son.

En 2019 el número de lectores frecuentes (al menos una vez a la semana) era del cincuenta por ciento. Este porcentaje aumento durante el 2020 al cincuenta y tres por ciento, pero durante los meses del confinamiento se situó en un cincuenta y siete por ciento. Esto quiere decir que el confinamiento hizo a la gente leer, pero que una vez terminado este una parte de estos nuevos lectores siguieron siéndolo.

Según la opinión generalizada del sector, el ámbito digital fue uno de los segmentos que mayor crecimiento tuvo durante el confinamiento. No obstante, los datos de la encuesta indican que se ha mantenido estable con una ligera tendencia al alza durante 2020. Pero lo cierto es que sigue siendo un segmento que crece y crece. En 2010, sólo había un cinco por ciento de españoles que tenía la lectura digital como una de sus costumbres. La creación de más contenidos en distintos formatos junto a la generalización de dispositivos de lectura ha permitido este aumento. El gran salto se dio a mediados de la década y a partir de ahí sigue al alza con la incorporación de nuevos formatos, como el audiolibro, aún con escasos peso en el sector aunque haya expertos que le auguren un gran crecimiento en los próximos años.

Sin embargo, la piratería sigue siendo un problema en el terreno digital. Sólo cuatro de cada diez se descarga los libros de internet pagando; mientras que más de la mitad señala que lo hace de forma gratuita. Y el ‘pirata’ lo es a conciencia, puesto que seis de cada diez saben perfectamente qué paginas suponen una descarga ilegal de libros.

La encuesta de hábitos de lectura deja otros datos relevantes: Las mujeres leen más que los hombres y el colectivo que más lo hace son los jóvenes entre 18 y 24 años. Por comunidades autónomas hay un gran diferencia entre las más lectoras (Madrid, País Vasco, Navarra y Cataluña) y las que menos (Andalucía, Canarias y Extremadura).

Respecto a las compras, las librerías independientes se mostraron satisfechas del resultado, pues el 71 por ciento de los lectores afirman que acuden a ellas, si bien registraron un importante aumento las ventas realizadas a través de internet (llegan al 38,5 por ciento), sobre todo entre la población de 35 a 44 años.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *