La Feria Internacional del libro de Oaxaca. 42 años en el corazón de la diversidad lingüística y cultural

Los libros no sólo conducen a lugares imaginados, trazan caminos a territorios reales, encuentran a sus lectores cuando se mueven por otras geografías y distintas lenguas. Oaxaca es la posibilidad de hallar tu siguiente lectura acompañada de un chocolate con agua o un mezcal más allá del empedrado de García Vigil.

Vania Reséndiz directora de la Feria Internacional del Oaxaca, cuenta que «todo inició cuando el profesor Ventura llevó los libros a la calle para que todos tuvieran acceso a ellos». Lo que nació hace más de cuarenta años como una expo venta de publicaciones de interés general, tiene ahora su mejor versión en un festival cultural comprometido con la diversidad, la equidad y que ha establecido un sólido compromiso con las expresiones culturales de los pueblos originarios de Oaxaca.

El Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca es el escenario que alberga de nueva cuenta las actividades de esta feria. En esta temporada, cercana a los festejos del día de muertos, el camino hacia la sede de la feria nos ofrece una ruta en amarillo y naranja del cempasúchil en los zaguanes. La realización de edición número 42 de la Feria Internacional de Oaxaca, supone la ruptura del círculo habitual de los intercambios editoriales, ya que su programación busca ir más allá de la mera información y promoción editorial a destajo. Sus jornadas profesionales además de materializar de contactos especializados, ofrecen al sector, un espacio que por sus dimensiones y eficiencia organizativa permite valiosos intercambios.

Las actividades que corren desde el pasado viernes, 21 de octubre, hasta este domingo, 30 de octubre, incluyen el 4º Encuentro de Editores y Libreros con talleres impartidos por Impronta Casa Editora o el de Cecilia Fanti de Céspedes libros, tienen como objetivo el trabajo de una óptima exploración y selección de catálogos, para que los criterios de selección, compra y exhibición de libros sean eficientes para el libro como producto cultural. El 6º Encuentro de Promotores de Lectura, con la dibujante Isol y del escritor Gerardo Kleinburg, como parte de una comunidad lectora en busca bibliodiversidad.

El 12º Encuentro de Periodismo Cultural Latinoamericano, puso sobre la mesa preocupaciones como los desafíos del periodismo editorial, las condiciones para ejercerlo, su eslabón en la cadena de consumo literario y  una gran pregunta: ¿qué valida a este lector (periodista) para convertirlo en prescriptor más que en crítico?

Otra de las líneas temáticas de este foro se perfiló en la mesa sobre los nuevos lenguajes del periodismo, donde la evolución acelerada del uso de herramientas digitales durante la pandemia, no solo favoreció el uso de nuevos formatos en el ejercicio periodístico sino que lo potenció y abrió nuevas posibilidades de interacción con lectores en ciernes. Entre los ponentes que dialogan sobre estos temas están la periodista y escritora Daniela Rea y el escritor y crítico literario español Jorge Carrión.

Una de las presencias más esperadas fue Camila Sosa Villada, ganadora del Premio Sor Juana Inés de la Cruz, quien además de formar parte de la inauguración de la feria, tomó el Foro FILO para presentar en compañía del escritor y poeta Julián Herbert el libro de relatos Soy una tonta por quererte, publicado bajo el sello editorial Tusquets. En la conversación, Camila fue enfática respecto «al desarrollo de la anécdota con interés teatral en cada uno de sus cuentos, pues la ficción le permite acceder a lo delirante», destacó el trabajo conjunto realizado con su editora Liliana Viola para que los relatos se convirtieran en «algo con menos reflexiones y más acción». El resultado de la más reciente publicación de Sosa Villada, desordena las sintaxis de los discursos predominantes desde un punto de vista inesperado.

En los primeros días de feria, la poeta oaxaqueña Celerina Patricia Sánchez, perteneciente al pueblo Ñuu Savi, con su palabra de lluvia, habló de la poesía en su lengua como un «estoy aquí», en Oaxaca, en el mundo y se refirió a los años que silenció su lengua para adoptar otra. Para cerrar su participación, confirmó con gozo que «en este pueblo a todo mundo se le canta y se le recita».

La FILO es un encuentro que se ha consolidado gracias al trabajo de un gran equipo y es una experiencia que los agentes de la industria editorial deben vivir para ampliar sus posibilidades de sector.

Si quiere conocer el programa de actividades de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca puede consultarlo a través de su página web, o descargarlo directamente a través de este enlace.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest