Frida K., La Poeta, y Macbeth, El Traficante de Sueños (Preámbulo de la danza de los peces malditos)

Rosy Suñé, mexicana-española, pertenece a una familia multicultural de tres continentes: América Latina, África y Europa. Es pedagoga, ha estudiado cursos de filosofía, sociología, psicología, psicodrama y teatro; su infancia, adolescencia y parte de su adultez vivida en México, como sus viajes a Roma, La Patagonia, Adis Abeba, París y diversas partes de España, le provocaron imágenes de inspiración para crear un paraíso surrealista poético. Es fundadora de Fridas de Barcelona y el Mundo y del Círculo Intl. de Poesía y Arte Mujeres Puños Violeta-Mi mundo surrealista.

La historia de esta novela transcurre entre México y EE. UU, los protagonistas son la mexicana Frida K., estudiante de letras, y el estadounidense Barron Epstein (Macbeth), estudiante de economía. Los dos se conocen en la Universidad de Harvard; él es hijo de un magnate inmobiliario, Donagh Epstein, que pertenece a una de las familias más influyentes y que lucha porque su hijo Barron sea el próximo alcalde de N. Y. y su hija Ivonne E. (Lady Macbeth) sea una de las próximas candidatas a la presidencia de EE. UU. Frida comienza a descubrir los secretos de esta familia poderosa, a través de sueños y de personajes surrealistas que le envían mensajes para advertirla; su día a día se escribe en el realismo mágico donde el activismo está presente a través de sus poemas, que también narran su permanente estado de supervivencia.

Podemos decir que eres una de esas personas que no pertenecen a un solo lugar. A caballo entre América Latina y Europa, esta situación ha conformado tu carácter multicultural ¿Estás de acuerdo con ello?

Sí, claro, el aventurarme a formar una nueva familia en otro país y poder conocer a personas de diversas culturas, fueron brindándome un gran bagaje de la diversidad, enfoques y perspectivas; aunque mis raíces y parte de mis emociones más profundas están y estarán con mi México, el de mis recuerdos imborrables, hay muchos momentos de mi vida en que me siento de todas partes y de ninguna, como sienten muchas de las personas migrantes; gozo de todo lo que he aprendido de las personas con las que he convivido, y al mismo tiempo surge esa sensación extraña de no estar arraigada a un solo lugar, de no necesitar obsesivamente vivir en un solo sitio para siempre, ahora me encuentro en Barcelona y llevo muchos años viviendo aquí, pero me nace el espíritu aventurero de vivir en otro lado en un futuro, mi sueño es terminar mi vejez en la Patagonia, cuando la conocí me enamoré, fue como estar no en otro país, sino en otro planeta. 

-Cómo crees que ha marcado a tu voz literaria?

Me ha marcado profundamente, ya que parte de mis poemas son inspirados en mujeres indígenas, en mujeres y hombres africanos, uno de los personajes de esta mi primera novela es mi hijo que es de Etiopía; existe un poema sobre George Floyd; tejo una historia entre la niña del Congo que estuvo en un zoológico de humanos de personas negras en Bélgica en 1958, y la niña indígena del Paraguay Kryygi, de la etnia aché que fue torturada; en mi novela hay chamanas de la selva; hay un poema inspirado en la activista iraní Nasrín Sotudé, en fin, creo que parte del alma de la novela y de mis poemas y de mi voz para seguir creando está marcada por la belleza y la riqueza de los colores, sabores, olores y sonidos de la multiculturalidad y de sus historias dolorosas de incomprensión, falta de empatía, racismo, clasismo y marginalidad. 

-¿Cuándo decides que quieres comenzar a escribir?

Escribo desde los 12 años, poemas juveniles de amor y más tarde a los 25 años adaptaciones teatrales estudiantiles, pero el río de sangre de letras profundas de la madurez, me vino en el año 2009, cuando sufrí mi primer aborto, fue tan doloroso que no sólo aborté a un ser, sino a un torrente de letras y palabras que se unieron para crear diversas historias, comencé a tejer el diseño de lo que sería este mi primer libro, que en realidad, es una saga de tres tomos, el escribir resultó terapéutico en ese momento. 

Antes de este acontecimiento siempre estuvo latente el poder escribir una novela, pero fue hasta que me sucedió lo del aborto, que se abrió un canal de conciencia e inspiración trascendental y también de memoria, cuando comencé a recordar de una forma muy distinta, todas las violencias que sufrí en México, asaltos con pistola y cuchillo, acoso sexual y hasta en cinco ocasiones estuvieron a punto de violarme en un taxi, en un autobús, de noche de regreso a casa después de mi trabajo, en fin, sin contar las veces que en el metro los hombres van tocándote cuando el vagón se encuentra lleno, en una ocasión estuvieron a punto de secuestrarme, me salvé de milagro, todo eso pudo aflorar en forma de metáfora a partir de tener mi primer aborto, sufrí tres en total, años después nos embargó la felicidad al poder ir a Etiopía por nuestro hijo. 

A través de mis experiencias de violencia como de las voces de cientos de mujeres que han sido y siguen siendo violentadas, fue que nació la protagonista de mi obra y las coprotagonistas con las que se relaciona en determinados momentos de la trama, sus historias tenían que dar la luz y esa necesidad imperiosa y trascendental fue la que me hizo decidir escribir con la conciencia de la madurez “Si me recuerdas, respirarás por mi, si me recuerdas me resucitas” , no podemos olvidar a todas las que han luchado por nuestras libertades y han sido asesinadas, necesitamos recordar a todas a quienes se les han violentado sus derechos humanos. 

¿Cómo surge este libro? 

A lo largo de mi historia de violencias he conocido a hombres con cierto poder que me han acosado sexualmente, a ellos los convertí en personajes para mi libro, de ahí surge la necesidad de exponer la historia de gente poderosa como reyes, funcionarios, empresarios y políticos que están involucrados en la trata de personas. El tener a un hijo negro, me hizo responsable de documentarme sobre el racismo y por lo tanto cuento la historia de un sistema esclavista de personas negras normalizado que se ha instituido “legalmente”. 

Cuando llegué a España no acabó la violencia, aquí he sido objeto de marginación por ser latina, hombres se me han acercado en la calle y me han hecho propuestas sexuales, otras me han dicho la famosa frase “vete a tu país” y para algunos les es difícil creer que he escrito una novela y que tengo estudios universitarios, dan por hecho de que al ser latina no tengo preparación alguna. 

Hablando con más mujeres latinas me han contado sus experiencias donde las personas europeas que las rodean las hacen sentir como si fueran tontas, que no saben tomar sus propias decisiones o que necesitan todo el tiempo de consejos que nunca han pedido o que cuestionan y critican constantemente su forma de ser y cultura. 

Los prejuicios siempre me han rodeado, esto también lo retrato en la novela, estamos inmersos dentro de un sistema machista y racista y a través de esta novela de suspense es que lo visibilizo, yo pude escapar de la barbarie de México donde “Varias veces estuve a punto de perder la vida y fui salvada, ahora canto los nombres de las que no fueron salvadas y en cada canto muero con ellas y en cada canto resucito con ellas”. He estado en diversas ocasiones con apoyo psicológico y me ha ayudado mucho a empoderarme y a crear espacios de mujeres poetas como Fridas de Barcelona y el Mundo.

-Es más que evidente que tienes un nutrido y prolífico universo propio ¿De dónde crees que viene este aljibe literario?

Creo que nace de forma inconsciente desde que era una niña, presencié situaciones muy dolorosas en la escuela, cuando un profesor golpeó a una niña, peleas encarnizadas entre niños como si estuvieran en un ring de boxeo, profesores acosando a niñas, muertes de personas cercanas por policías, soldados corruptos, niños perdiendo la inocencia tempranamente ante un ambiente de falta de cuidado de sus padres, suicidios, desapariciones, intentos de asesinatos, violaciones, en fin, viví un México atroz, que sigue siendo atroz lamentablemente., por lo tanto, me refugié en la imaginación de pensar en otros espacios, en un universo propio, el teatro fue mi salvación a los 17 años, me empoderó para imaginar historias, di clases de teatro en preparatoria y estuve como actriz en el papel de Medea, el gran mito griego, personaje de Sófocles; también actué el papel de una periodista que sostiene una conversación filosófica con el asesino a sueldo, que viene a asesinarla, era la obra de Friedrich Dürrenmatt “Coloquio nocturno con un hombre despreciado” .

Provengo de una familia humilde, viví de forma sencilla, compartí por muchos años la misma habitación con mis tres hermanos y por otros años una misma cama, nunca me faltó la comida, ni la ropa, ni un techo para dormir, pero mis generaciones anteriores sí que sufrieron de hambre, mi madre me contaba que para poder apagar el hambre comía junto con sus hermanos la nata de la leche que hervía con un poco de azúcar y ese era el único plato del día, mi abuelo, el padre de ella era zapatero, pero ellos andaban descalzos, porque mi abuelo sólo trabajaba para sacar dinero para comprar alcohol, mi abuelo fue alcohólico casi toda su vida; mi madre jamás tuvo una muñeca de reyes magos, de hecho nunca llegaron los reyes, recuerdo que de adolescente mis hermanos y yo, hicimos una muñeca de trapo para regalársela a mi madre para que ¡por fin! pudiera tener su muñeca; cuando nos hicimos mayores le compramos sus primeras muñecas de plástico, mi abuela materna trabajaba lavando ropa ajena y limpiando casas, mientras mi madre siendo una niña se encargaba de todos sus hermanos., todas estas historias y más, hicieron que me creara fantasías, opciones de otros mundos y vidas., mis abuelas sufrieron lo indecible  con mis abuelos que sólo pensaban en ellas como esclavas del hogar y para tener hijos, su hombría era lo primero, ellas son parte de inspiración de mi obra, ellas nunca conocieron el amor de una pareja saludable, bueno mi abuela materna tuvo un amante y tuvo una hija con él, mi tía ahora ya fallecida, a quien cuando era niña tuvieron que esconder mis tíos para que mi abuelo no la matara por ser fruto del engaño de mi abuela.

A mi primo lo asesinaron, este hecho sacudió a toda mi familia, los padres de mi primo y su hermana no soportaron tanto dolor, enfermaron inmediatamente y fueron muriendo poco a poco, nunca se hizo justicia, fueron amenazados si llegaban a denunciar, tanto mi primo como mi prima están presentes en mi obra.

Todas esas historias y más las conocí desde niña y era demasiado, así que tuve que inventarme un mundo propio. 

-En esta tu primera novela nos relatas una historia ambientada en la gran manzana, en la que la lucha por el poder será protagonista en la obra. ¿Háblanos sobre esto?

EEUU siempre ha sido protagonista de la lucha por el poder mundial, creí necesario que New York fuese uno de los escenarios donde se narrara esta lucha, porque fue una de las ciudades importantes donde cientos de ciudadanos tomaron las calles para protestar por el asesinato de George Floyd., un acontecimiento terrible que provocó que a nivel mundial se hablara del racismo estructural y de la violencia policial en EEUU., N.Y., así como diversos colectivos hicieron pedagogía por redes sobre el privilegio blanco, fue también el escenario donde se llegó a gritar contra la administración de Donald Trump, un personaje surrealista que provocó todo un caos a nivel político no sólo en su país, sino a nivel internacional. Este caldo hirviente de “guerra civil” entre ciudadanos a favor de Trump y en contra de él, me inspiraron para crear otra historia distinta, que nada entre el realismo mágico y el surrealismo, con espíritus y mundos paralelos de chamanas guerreras y belcebús. 

-Tu obra destaca por el tono surrealista y mágico ¿De dónde nace tu voz literaria?

Voy a contarte un secreto, cuando no tengo ideas o inspiración para poder escribir, tengo un ritual, descubrí que cada que me introduzco en el agua y nado, algo pasa en mi interior, me surgen a borbotones muchas imágenes, como si estuviera teniendo alucinaciones, y me encanta, las disfruto, porque me generan todas las ideas que necesito para plasmar en mis escritos, una vez estuve en un flotarium absolutamente sola y fue mágico poder disfrutar de todas las imágenes que nacieron, era como si las viera por fuera de mi mente, creo que por eso me gustan mucho los peces y de hecho el subtítulo de la obra es precisamente “Preámbulo de la danza de los peces malditos”, de niña mi primera mascota fueron peces pequeñitos y actualmente tengo en mi patio un estanque con peces más grandes, para mi son hipnóticos, disfruto mucho y puedo estar horas y horas cuando voy al Aquarium de Barcelona.

El contacto con el agua es como si fuera mi droga, es volver a introducirme en el líquido amniótico de mi madre, volver a mi universo origen, por eso inicio mi prefacio con el título de “Escribir en apnea dentro de un cenote”

¿Cuáles crees que han sido tus influencias o a dónde te gusta mirar cuando escribes?

Me gusta mirar a todo el arte en general además de la literatura, a la danza, la música, la pintura., etc., todas las artes han influenciado mi escritura.

La pintura surrealista de Frida Kahlo, Remedios Varo, Leonora Carrington, Bridge Bate Tichenor, Dorothea Tanning, Rachel Baes y Jane Graverol me encanta, porque se pueden crear infinidad de historias., los escritos de Frida Kahlo me conmovieron de sobremanera, han sido una gran referencia.

Admiro la maestría de la escritora J.K. Rowling, sería incapaz de escribir un libro para niños, sus escenarios y eternas situaciones mágicas me influenciaron para poder crear situaciones surrealistas para adultos. 

Es increíble la sutileza del realismo mágico de Isabel Allende para narrarnos la historia en su libro “La casa de los espíritus”, he perdido la cuenta de las tantas veces que a lo largo de mi vida he visto la película, es la gran maestra de este género y por supuesto que esta obra en especial ha tenido gran influencia en mi proceso de aprendizaje. 

La novela de “El psicoanalista” de John Katzenbach como “La historia del loco” me marcaron mucho, las leí justo cuando llegué en el 2004 a Barcelona. 

El “Hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl fue clave para auto-cuestionarme sobre mi propia existencia y el sentido de mi vida cuando estaba en la universidad.

“El mundo de Sofía” de Jostein Gaarder fue una gran experiencia didáctica, fue el preámbulo que tuve justo antes de estudiar y profundizar a los clásicos en mi master de filosofía social en la Universidad La Salle de México.

“CeroCeroCero” (Cómo la cocaína gobierna el mndo) de Roberto Saviano, me asustó mucho y me brindó otra perspectiva de este gran problema mundial. 

Evidentemente la lectura de Shakespeare y sus obras, especialmente Macbeth, Hamlet, y Sueño de una noche de verano.

El estudio sobre la psicopatía en un master en la Universidad Iberoamericana en México y conocer a los más famosos psicópatas en documentales, tuvieron en mi una gran influencia para crear a varios de mis personajes en mi obra. 

Y finalmente otra de mis grandes influencias fue la obra de “Antígona” de Sófocles, una gran heroína que me contagia de su valentía para poder sacudirme los miedos. También tengo influencias cinéfilas por ejemplo del gran director de cine mexicano Guillermo del Toro y uno de sus grandes tesoros cinematográficos “El laberinto del fauno” y su gran serie de T.V. “The Strain”. Así como del director Peter Jackson y su magnífica trilogía de “El señor de los anillos”. La película mexicana “Los renglones torcidos de Dios” de Tulio Demicheli, “El expreso de medianoche” de Alan Parker, la cinta “Alguien voló sobre el nido del cuco” de Milos Forman, y la película “Jocker” de Tod Phillips, estas tres últimas películas marcaron fuertemente mi profundización sobre las enfermedades mentales. 

La película “Rojo amanecer” sobre la masacre de estudiantes del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, en la Ciudad de México y todas las películas como documentales que se han hecho sobre los feminicidios de las mujeres de Ciudad Juárez, en México, fueron rotundas influencias en mi escritura y finalmente cito a la película “Monster” de Patty Jenkins, de la que también he perdido la cuenta de las veces que la he visto siempre conmovida por alguien que no pudo tener una vida distinta.

En cuanto a la poesía tengo la influencia de la increíble surrealista y profunda Alejandra Pizarnik; la belleza eterna de las letras de Sor Juana Inés de la Cruz; la poesía activista de Susana Chávez y Nadia Anjuman; la poesía erótica de María Emilia Cornejo y el caso de la poeta Ana María Ponce me marcó bastante, el escribir poemas bajo el encierro y la tortura durante su secuestro en la dictadura argentina, me ha influenciado y conmovido de sobremanera, siempre la recuerdo cuando escribo. 

La obra tiene un tono activista ¿En qué medida crees que esto tiene peso en esta obra?

La obra es una novela activista feminista, tiene todo el peso porque es una obra de denuncia, ya que a través de la voz de su protagonista Frida K., visibiliza la voz de cientos de mujeres migrantes, de bajos recursos, indígenas y africanas que sufren el sistema machista, la historia es una mezcla de casos reales dramatizados, y ficticios, de datos reales ficcionados en un collage de una atmósfera surrealista. 

¿Crees que tu obra es reivindicativa? 

Sin lugar a dudas, la obra pretende formar parte de la siembra activista, y ser una evidencia literaria de las tantas que existen sobre el diseño de un sistema de manipulación de la élite política, pero contada de forma especial desde el realismo mágico para recrear un ambiente enigmático y de misterio.

La novela se posiciona en un punto limítrofe entre la poesía y prosa ¿Cómo nace la idea de combinar ambos géneros?

Mientras escribía me fue surgiendo la necesidad de contar determinadas escenas en versos, dichas escenas eran muy dolorosas, tanto que lo único que mis entrañas me gritaban eran ¡Versos! A mi propia prologuista Isabel Krisch, se le generó para escribir el final su prólogo unos versos, realmente poder desvincular el verso y la prosa en esta novela me fue totalmente imposible, era imprescindible poder contar la historia con este diseño, sé que era más complicado escribir la historia así, ya que de por sí, mi obra en origen era complicada, por las características surrealistas de cada personaje, nacidos en diferentes mundos fantásticos y paralelos, vinculados con diversas épocas, con la mezcla de una cotidianeidad en el realismo mágico; de acuerdo al reseñista de mi obra Demetrio Navarro del Ángel, la historia no puede comprenderse de una sola sentada, hay que releerla una y otra vez y estar con un diccionario al lado, porque además hay bastantes símbolos a descifrar, claves secretas que he introducido, diosas mitológicas, en fin, una obra para investigar y estudiar.

¿Cuáles crees que tienen más peso dentro de tu obra?

Creo que existe un equilibrio entre los dos. 

Dime tres libros imprescindibles en tus anaqueles.

-La saga de Harry Potter, para mi y para mi hijo, que me pone los pies en lo mágico, para nunca dejar la fantasía. 

-La trilogía de Millennium, una obra que me recuerda poner los pies en la tierra y que toca mi puerta una y otra vez para no olvidarme de la constante lucha por las mujeres.

-Las obras completas de Sor Juana Inés de la Cruz, que me hace poner los pies en el cielo, para autoexigirme el estudio, la serenidad y momentos de meditación y clausura para poder escribir cosas importantes sin banalidades. 

-Y finalmente, ¿Qué crees de nuevo y original puede aportar tu obra a la literatura actual?

Bueno creo que me esforcé muchísimo para que la obra fuera especial y te voy a contestar en parte con lo que dice precisamente la editorial Caligrama sobre mi obra “Huye de estereotipos narrativos para penetrar en un mundo propio y personal a través de un peculiar tinte surrealista, que impregna una trama repleta de referencias y personajes veraces”…“El contenido es absolutamente memorable, evocador, el juego surrealista, nos incita a viajar por paisajes que parecen pictóricos, oníricos o fantásticos, más que reales. Esto contrasta simbólicamente con la crudeza poética. Podemos decir que marca tendencia. El editor ha considerado que despierta fundamentalmente sentimientos de lucha, resistencia y empatía. El texto tiene una fuerza política importantísima porque no se suelen escribir obras tan combativas. La parte poética tiene una gran valor literario y reivindicativo, casi puede convertirse en una obra de referencia para lectores y escritoras feministas, un texto valiente y original. Se puede sacar de él una lectura universal, aunque relate pasajes de situaciones determinadas. Va más allá de ser una simple obra literaria. El contenido es impactante, es sin duda, una obra que conmueve e impresiona por la contundencia activista a favor de la lucha contra las desigualdades sociales, de género y de raza”

Por mi parte te puedo agregar que construí y me inventé “EL VERBO ALMAR” yo te almo, tú me almas, ellas nos alman, nosotras nos almamos, que emiten las chamanas en mi obra. 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest