España consolida el número de lectores frecuentes alcanzado durante la pandemia

La pandemia de la Covid-19 trajo al sector del libro español alguna buena noticia. Pese al cierre de librerías, el porcentaje de lectores frecuentes de libros por ocio registrado durante 2020 en España se incrementó notablemente como consecuencia del confinamiento y las restricciones de movilidad. Este incremento se consolidó en 2021 según se extrae de los datos del Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2021, elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) con el patrocinio de CEDRO y en colaboración con el Ministerio de Cultura y Deporte.

El Barómetro señala que el 64,4% de los españoles leyó libros por ocio durante el último año y, el 52,7%, lo hizo con una frecuencia al menos semanal. Estas cifras son similares a las de 2020, año en el que se registró un incremento importante tanto de los lectores de libros por ocio como de los lectores frecuentes (64,0% y 52,7% respectivamente). En cuanto al número de españoles que leyó al menos un libro durante 2021, tanto por ocio como por trabajo, alcanzó el 67,9% de la población.

Estas cifras muestran que, aunque se han ido recuperando actividades fuera del hogar, la lectura ha seguido estando presente en la vida de los españoles. Asimismo, que muchos de aquellos que se reencontraron con los libros como vía de escape al confinamiento y la pandemia han mantenido el hábito lector.

El presidente de la Federación de Gremio de Editores de España, Daniel Fernández, ha expresado a este respecto: «Hemos de mostrarnos satisfechos porque las cifras de lectores han ido creciendo en la última década de manera constante. Dicho esto, hay un dato que nos debe hacer reflexionar: todavía hay un porcentaje muy alto de población, el 35,6%, que no lee nunca o casi nunca. Frente a los que se preguntan por qué queremos que lea el 100% de la población hemos de decir que si analizamos el conjunto de las economías más desarrolladas veremos que también muestran que su población es, en un alto porcentaje lectora. Somos la cuarta o quinta potencia editorial pero no podemos decir que estamos entre los cinco países más lectores».

Análisis sociodemográfico de los hábitos de lectura en España.

Si analizamos primeramente la variable edad, el tramo con mayor población lectora es la comprendida entre los 14 y los 24 años (74,8% de población lectora en tiempo libre). A partir de los 25 años se produce una caída en los índices de lectura (67,3%) que se mantiene hasta el tramo de edad de más de 65 años en los que se observa una nueva caída (50,1% de la población es lectora). No obstante, la mejora de los índices lectores se produce en prácticamente todos los tramos de edad.

En todos los grupos de edad, entre las mujeres sigue habiendo un mayor porcentaje de lectura de libros en tiempo libre que entre los hombres. Las diferencias en el porcentaje de mujeres y hombres lectores crece conforme se van cumpliendo años, registrándose la mayor diferencia en el tramo de edad comprendido entre 55 y 64 años. En la población de más edad, las diferencias son inexistentes.

Por niveles de estudios, el 85,9% de la población con estudios universitarios lee en su tiempo libre. El porcentaje baja hasta el 61,8% entre quienes tienen estudios secundarios. El 39,8% de la población que solo ha cursado estudios primarios es lectora en tiempo libre. Hay que señalar que en todos los niveles se ha registrado un ligero incremento con respecto al año 2020 (85,7%, 61,4% y 39,6%).

Si hablamos territorialmente, el incremento del porcentaje de lectores de libros por ocio es prácticamente generalizado. Si bien solo seis comunidades autónomas se sitúan por encima de la media 64,4%, (Madrid, 73,5%; País Vasco, 68,2%, Navarra, 68,1%; Cataluña, 66,7%; La Rioja, 66,7%; y Aragón, 64,9%). Entre las regiones que menos se lee se encuentran Extremadura, 54,7%; Canarias, 58,8%, Andalucía, 59,3% y Castilla-La Mancha, 59,8%.

En referencia a estas diferencias según territorio, Daniel Fernández también ha apuntado que «la existencia de estos desequilibrios es lo que nos ha llevado a plantear la necesidad de poner en marcha un Pacto Social por el libro y la lectura que implique a todas las Administraciones, a todos los grupos políticos y a todos los colectivos relacionados con la educación y la cultura con el fin de conseguir un Plan que trascienda las legislaturas y nos permita situar la lectura como un elemento que nos ayude a construir un futuro más sostenible para todos”.

Crece el consumo de audiolibros y baja la lectura en formato digital

Por primera vez, el Barómetro de Hábitos de Lectura refleja un descenso del porcentaje de lectores de libros en formato digital que se sitúa en el 29,4% de la población (frente al 30,3% registrado en 2020). Quienes leen libros en formato digital utilizan en mayor proporción los e-readers (12,3%) y las tablets (10,7%). La lectura en el ordenador alcanza el 9,5% y el móvil sigue registrando un incremento del porcentaje de personas que utilizan este dispositivo para la lectura de libros que pasa del 6,2% al 7,3%.

En lo que respecta al audiolibro, el número de españoles que suelen escuchar audiolibros alcanza el 5,2%, registrando un aumento significativo en el último año (3,1% en 2020). El 2,7% de la población los escucha de manera frecuente. La mayor proporción de usuarios de audiolibros son mujeres con estudios medios y de entre 25 y 45 años. El 27% de quienes escuchan audiolibros lo hacen en inglés.

¿Y la compra de libros?

El porcentaje de personas que compraron libros no de texto se incrementó del 51,7% en 2020 al 52,3% en 2021. En el periodo 2011-2021 este porcentaje se ha incrementado en 10,7 puntos porcentuales.

Las librerías siguen siendo los lugares preferidos por los lectores para sus compras de libros. Las librerías y las cadenas de librerías fueron los establecimientos en los que realizó su última compra de libros el 55,4% de los clientes. Las compras por Internet también siguen creciendo y en ellas realizaron su última compra de libros el 25,3% de los compradores.

El Barómetro también analiza la forma de acceso a los libros en formato digital. Sigue creciendo el porcentaje de lectores en este formato que obtienen libros pagando por ellos. Al ser preguntados por la forma de acceso a los mismos, el 43% de los lectores digitales afirman que se los baja o descarga pagando (frente al 39,8% de 2020). Crece también aquellos que señalan que se los bajan o descargan gratuitamente, el 60,3% (frente al 55% de 2020), esto es sin pagar. El 43,5% señalo que los obtuvo a través de familiares o amigos por USB, CD, email, etcétera. Se trata de una pregunta con respuesta múltiple, por lo que hay personas que compran alguno de los libros y, otros, los obtienen gratuitamente directamente o a través de amigos.

Es importante destacar que crece el número de lectores digitales que saben distinguir perfectamente cuando al acceder a los libros gratuitos la descarga no es legal (63,9%).

Las bibliotecas aún notan los efectos de la pandemia

El Barómetro de Hábitos de Lectura ha analizado un año más el uso de las bibliotecas. En 2021 ha remontado algo el número de visitantes a las bibliotecas. El 25,3% de los encuestados acudieron a una biblioteca en 2021, frente al 23,2% de 2020. Pero no ha llegado a recuperar los niveles previos a la pandemia (32%).

El servicio bibliotecario sigue obteniendo una muy buena valoración entre los españoles y en todas las comunidades autónomas. Las bibliotecas mejor valoradas son las de Cataluña, con un 8,7, seguidas de las del País Vasco (8,6), Castilla y León (8,5) y Cantabria (8,5). Incluso en aquellas que obtienen menor nota la nota está en un notable Murcia y Galicia (7,7).

La lectura en los más pequeños

El Barómetro también analiza la lectura entre los niños y adolescentes. La lectura infantil se mantiene en valores muy elevados. En el 75,9% de los hogares con niños menores de seis años se lee a los niños. Esta cifra supone 1,5 puntos porcentuales más que en 2020. En cuanto a los niños y niñas de 6 a 9 años, el 83,7% lee libros más allá de los libros de texto. Además, en ambos casos crecen las horas semanales dedicadas a la lectura.

Como es algo habitual en Barómetros anteriores, este registra como a partir de los quince años se produce una caída de la proporción de lectores frecuentes en su tiempo libre. Si el 77,5% de los niños y niñas de 10 a 14 años es lectora en tiempo libre, a partir de los 15 años la media desciende hasta el 64,9%. No obstante, se incrementa la media de libros leído en ambos grupos de edad, tanto en la franja de 10 a 14 años como de 15 a 18 años, y se sitúa en 12,6 y 12,5 respectivamente.

Puede acceder a la presentación del Barómetro a través de este enlace.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest