El sol saldrá en otoño

Editores, políticos y consultores destacan en Forum Edita la necesidad de proteger las librerías independientes y de abrirlas al comercio electrónico

Ya está bien de malas caras. No es que la situación sea para que pasemos el día sonriendo, pero con la tristeza no vamos a ningún sitio. Editores, libreros, consultores y responsables políticos coincidieron en Forum Edita, que se celebró el pasado 3 de septiembre vía streaming desde Barcelona, que el futuro pinta bien. Las caídas de ventas han sido reales, pero las librerías han aguantado bien. El libro impreso seguirá siendo el rey a pesar del empuje que estos meses de confinamiento han mostrado las nuevas tecnologías de descarga y es hora —en esto coinciden todos— de que las librerías independientes se pongan las pilas y abanderen el comercio electrónico con la misma soltura con la que lo hacen plataformas mastodónticas como Amazon. En España la crisis será pasajera (la recuperación parece abrirse paso en otoño), en Europa y en Estados Unidos el sector se muestra fuerte, pero en Latinoamérica la cosa no pinta también: Se necesitará tiempo para recuperarse de una crisis que ha acobardado al sector, que ha hecho perder ventas de modo dramático y que ha conducido al cierre de librerías. En Forum Edita estuvieron charlando los dos popes de la industria editorial española: Jesús Badenes de Planeta y Nùria Cabutí de Penguin Random House. Ambos coincidieron: “Hay que proteger los ecosistemas de las librerías o todos perderemos”. Por cierto, que la cena de la concesión del Premio Planeta no será este octubre tan multitudinaria como la del año pasado. Las sesiones las abrió el ministro de Cultura José Manuel Rodríguez Uribes que anunció la convocatoria de la Mesa del Libro en la que estarán presentes todos los representantes de la industria. Y algo aún mejor: Se ha hecho caso al sector y se creará un plan estatal de lectura. Esa misma mañana habló también la consejera de Cultura de la Generalitat de Cataluna Mariàngela Vilallonga que le dijo al ministro que su comunidad ya tiene competencias plenas en cultura y le pidió más dinero. Con el habitual tono de autosuficiencia de los políticos separatistas dijo: “Ya sabremos nosotros qué hacer con ese dinero”. Se fue muy pagada de sí misma. Pero en la puerta le esperaba una noticia. Era destituida al frente de la consejería por Àngels Ponsa.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *