El sector editorial español pide participar en el PERTE Nueva economía de la lengua

El sector editorial ha solicitado participar en el PERTE (Proyecto estratégico de recuperación y transformación económica), del español que el Gobierno de España ha puesto en marcha dentro de sus planes de recuperación, transformación y resiliencia. Así se lo expresó a la Comisionada Especial para la Alianza por la nueva economía de la lengua, Cristina Gallach, que ha participado en el Encuentro de la Edición, celebrado en Santillana del Mar del 13 al 15 de junio, bajo la organización de la Federación de Gremios de Editores de España.

Los representantes del sector editorial español presentes en este Encuentro han pedido que, además de los lenguajes audiovisuales, se incluya el lenguaje escrito. Han recordado que si ha habido un sector que desde hace décadas ha visto el potencial de la lengua española en el mundo es el sector editorial. De hecho, es una industria exportadora que cuenta con una amplia presencia fuera de nuestras fronteras que podría seguir creciendo en nuevos mercados si contara con el respaldo de las Administraciones.

Previamente, en su intervención, Cristina Gallach explicó que «el español abre un espacio que, bien coordinado y conectado, puede propiciar un cambio hacia la nueva economía. Si tenemos en cuenta el número de hablantes, la industria del español es deficitaria con respecto a otras lenguas, especialmente en el mundo digital. Hay demanda y necesidad de presencia del español en el espacio digital y esto puede generar economía». Algunas de las actuaciones que ya está realizando dentro de este PERTE, que está dotado de 1.100 millones de euros, es la construcción de un gran espacio de datos lingüísticos que se pueda poner a disposición de la economía.

«Además, estamos trabajando para establecer una certificación adecuada del aprendizaje del español para ponerlo al nivel de otras lenguas. Esto generará prestigio y redundará en la economía. También la interconexión de los espacios de consulta de las publicaciones científicas que ahora están dispersos, con el fin de incentivar que estas se publiquen en español», explicó Gallach.

La Comisionada ha afirmado que si se identifican bien los proyectos «generaremos colaboraciones con el sector privado se conseguirá hacer florecer una nueva economía y nuestra lengua dará un salto que nos posicionará mucho mejor en el mundo, algo de lo que podría beneficiarse el sector editorial».

La importancia que el Gobierno de España concede a la lengua española como herramienta de desarrollo económico también se pone de manifiesto en la creación, dentro del Ministerio de Asuntos Exteriores, de la Dirección General del español en el mundo. En el transcurso del Encuentro de la Edición, Cinthya Brena, subdirectora General de coherencia en la acción de fomento del español, ha señalado que «existe interés por el español en el mundo y es importante que exista coherencia de las acciones que se hagan para promocionarlo. Contamos con una red exterior que cubre todo el mundo y esto nos permite aprovechar esta presencia para apoyar a los diferentes sectores económicos, entre ellos el editorial. Nuestra labor debe ser aprovechar el valor del español para generar valor económico y cultura».

El PERTE del español

Los PERTE son proyectos de carácter estratégico con gran capacidad de arrastre para el crecimiento económico, el empleo y la competitividad de la economía española, con un alto componente de colaboración público privada y transversales a las diferentes administraciones.

Son una nueva figura, con vocación de permanencia, concebida como un mecanismo de impulso y coordinación de proyectos muy prioritarios, especialmente complejos o en los que exista un claro fallo de mercado, externalidades importantes o una insuficiente iniciativa o capacidad de inversión por parte del sector privado. Su objetivo es contribuir a una gestión ágil y eficiente de los fondos y reforzar aquellos proyectos que contribuyan claramente a la transformación de la economía española.

El conocido como PERTE del español, se denomina oficialmente como PERTE Nueva economía de la lengua, se plantea como una oportunidad para aprovechar el potencial del español y de las lenguas cooficiales como factor de crecimiento económico y competitividad internacional en áreas como la inteligencia artificial, la traducción, el aprendizaje, la divulgación cultural, la producción audiovisual, la investigación y la ciencia. Para ello, cuenta con un presupuesto de 1.100 millones de euros de inversión pública, con el objetivo de movilizar otros 1.000 millones de inversión privada. Este PERTE fue aprobado en el Consejo de Ministros el pasado 1 de marzo de 2022.

El proyecto estratégico se estructura en torno a seis principios clave: el carácter integrado, la colaboración público-privada, la vertebración territorial, el panhispanismo, la participación de las pymes y startups, y la digitalización integradora, basada en el humanismo tecnológico y la igualdad de género.

Sobre éstos se impulsarán 14 proyectos tractores mediante la acción coordinada de las administraciones públicas, las universidades, los centros de investigación, las empresas e industrias, basados en cinco ejes estratégicos:

  1. Conocimiento en español y lenguas cooficiales. Se desarrollarán corpus lingüísticos formados por textos de distinta índole (novelas, obras de teatro, guiones de cine, noticias de prensa, etc.), pero también que tengan en cuenta el canto, el lenguaje oral o de signos. También el apoyo al Proyecto Lengua Española e Inteligencia Artificial (LEIA) para crear un banco de datos de la lengua, enriquecido con las aportaciones de las comunidades autónomas; y la creación del Observatorio del español, que se dedicará a estudiar la situación del español en el mundo, incluyendo la perspectiva de la nueva economía digital y evaluará el seguimiento de los proyectos tractores incluidos en este PERTE.
  2. Inteligencia Artificial en español. Se invertirán más de 330 millones de euros para poner en marcha proyectos como la creación de una Red de Excelencia en Inteligencia Artificial y los Programas de Lenguas accesibles, con el objetivo de proporcionar herramientas digitales para personas con discapacidad y diversidad funcional y actuaciones del Plan Nacional de Tecnología del Lenguaje y su industria.
  3. Ciencia en español. Se desarrollarán dos grandes proyectos dedicados, por un lado, a la divulgación nacional e internacional de la ciencia en español y, por otro, a la generación de conocimiento y consolidación del patrimonio técnico-científico hispanohablante, potenciando el español como lengua de comunicación con producción científica identificada, indexada y disponible para su consulta y uso. Estos proyectos contarán con una inversión de casi 130 millones de euros.
  4. Aprendizaje del español. La creación de una plataforma tecnológica única y segura para el aprendizaje y certificación del conocimiento del español como lengua extranjera y la Digitalización del Instituto Cervantes es una de las acciones previstas en este apartado al que se dedicarán 475 millones de euros.
  5. Industrias culturales. Se impulsará el desarrollo y mejora funcional de la producción audiovisual y el sector del videojuego, enmarcado en el Plan España, Hub Audiovisual de Europa, y la digitalización de contenidos y fondos documentales de museos y patrimonio. La dotación destinada para ello alcanzará casi 70 millones de euros.

Puede consultar el resumen ejecutivo de este PERTE a través de este enlace.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest