El libro echa las cuentas de la pandemia

Cómo ha vivido el sector en los principales mercados mundiales el convulso 2020: el libro digital anglosajón sale triunfador de la pelea con la Covid-19

La pelea está siendo dura. El sector del libro se ha pasado 2020 diciendo que esperaba un hundimiento pero que al final no todo ha sido malo. Para unos ha sido peor que para otros, desde luego. No es lo mismo editar libros electrónicos en inglés o en los países nórdicos que acometer el libro de papel en Latinoamérica. Los datos que van surgiendo reflejan unas cifras que oscilan entre el crecimiento del sector del ocho por ciento en Estados Unidos y el descenso de un veinte por ciento en México.

En España no hay datos provisionales, aunque sí algunas declaraciones en torno al resultado del año. Se habla de un cinco por ciento de caída, un palo después de seis años de crecimiento consecutivo en el sector, aunque la idea general es que es positivo si se tiene en cuenta cómo se las ha gastado 2020. “El libro es el que mejor aguanta en un año catastrófico para la cultura”, decía a finales de año el ahora presidente en funciones de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Patrici Tixis.

Desde las librerías la opinión es similar. El portavoz de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), Álvaro Manso, apunta que la fidelidad de los clientes ha sido básica para vender libros. “La gente ha considerado a las librerías como algo de su barrio y han ido a ellas incuso si no solían acudir, porque querían que siguieran”. Pero esta fidelidad no impidió que en los primeros nueve meses del año las ventas en estas librerías cayeran un 22 por ciento, un porcentaje tremendo pese a que se relativice desde el sector. Aún no hay datos finales del año, pero, en opinión de Manso, esta caída se limitará a la mitad cuando se registren los datos de una Navidad que ha sido muy positiva.

Según datos recogidos en su web por la asociación de los editores de Madrid, la venta de libros de narrativa y ensayo puede registrar las mismas cifras que en 2019, pero otros segmentos implican caídas, como es el caso de los libros de texto (un descenso del diez por ciento), las exportaciones (más del treinta por ciento) o los libros dedicados a turismo y viajes (en torno al sesenta por ciento). España no es ajena al avance digital, que vive momentos de euforia con la consolidación del ebook y el avance del audiolibro. Baste para ver este aumento el reciente dato de la plataforma eBiblio, la biblioteca pública digital dependiente del Ministerio de Cultura, cuya actividad creció un 134 por ciento el año pasado.

En uno de los principales mercados editores de libros en Latinoamérica, México, la pandemia ha causado estrados. Según los datos recogidos por la International Publishers Association (IPA) de diferentes fuentes, el mercado mexicano cayó un veinte por ciento. IPA cita datos de Nielsen publicados por El Economista, que hacen especial hincapié a las ventas de libros de enseñanza

En el mundo la incidencia ha sido muy desigual. De acuerdo con los datos que va recopilando IPA, el mercado que mejor ha funcionado ha sido el de Estados Unidos. En este país las ventas del libro en papel han crecido un 8,2 por ciento. No obstante, la Asociación de Editores de Estados Unidos señala que este incremento se ha producido en el segmento de los llamados consumer books (libros dirigidos al gran consumo), pero si se consideran todas las categorías, sería sólo del 0,8 por ciento entre enero y noviembre, a falta por tanto de contabilizar Navidad. Los libros destinados a educación, por ejemplo, han tenido un descenso del 20 por ciento. Frente a estas cifras, los formatos digitales respondieron mucho mejor hasta noviembre, los ebooks y los audiolibros subieron el mismo porcentaje, 15,2 puntos cada uno.

Tampoco ha ido mal el año en el Reino Unido. Los datos de IPA citando a The Guardian y a The Booksellers reflejan que el sector creció el año pasado un 5,2 por ciento con más de doscientos millones de ejemplares y unas ventas superiores en un 5,5 por ciento a las de 2019.

Otro país anglófono aunque mas lejano al mercado de la Unión Europea es el de Australia, en el que el sector ha registrado, según datos de Nielsen BookScan, un crecimiento de un 7,8 por ciento con unas ventas totales superiores a 800 millones de euros.

Caídas en Francia y Alemania

De vuelta a Europa, el mercado en Francia apenas ha variado de un año a otro, si bien registra pequeñas caídas de acuerdo con los datos de IPA. En este caso, se dan cifras de ventas de libros en papel, excluyendo por tanto al sector digital, con caídas del dos por ciento en ventas y del tres por ciento en volumen de ejemplares.

En Alemania también se han registrado descensos y las ventas en los principales canales de ventas (incluidos el comercio electrónico y, por tanto, Amazon) han caído un 2,3 por ciento respecto al año anterior. Peor ha ido si se habla sólo de librerías, muy afectadas por los cierres de la pandemia, en las que las ventas han bajado un 8,7 por ciento.

En el mercado germano el mejor comportamiento ha sido en los libros de literatura infantil y juvenil (han crecido las ventas un 4,7 por ciento) y las mayores caídas en la literatura de viajes (un descenso del 26,1 por ciento). En este caso jugaron un papel decisivo las medidas provocadas por la pandemia. Así, cuando las librerías se iban recuperado y esperaban acabar relativamente bien el año, se produjo un nuevo cierre en el mes de diciembre, es decir, en plena campaña de Navidad, lo que arruinó las esperanzas del sector, según dijo la presidenta de la Asociación de Editores y Libreros de Alemania, Karin Schmidt-Friderichs, en declaraciones recogidas también por IPA.

Los editores italianos si han elaborado un documento detallando cuál ha sido el balance de 2020 y comparándolo con el resto de países europeos –en su documento dan a España un descenso del uno por ciento­­–. Italia, primer país europeo en vivir situaciones de alarma por la Covid-19, ha terminado el año creciendo un 2,4 por ciento y con 1.510 millones de euros de facturación. En esta subida han tenido un gran efecto los ebooks y los audiolibros que, igual que en el mercado español, sigue siendo minoritarios en la edición global pero no dejan de crecer.

El informe de la Associazione Italiana Editori refleja que el libro físico ha crecido un 0,3 por ciento en volumen de ventas, pero es que el ebook ha aumentado un 37 por ciento y el audiolibro un 94 por ciento. Y ello sin contar la pérdida de cuota de mercado de las librerías frente al comercio electrónico.

Italia cae bajo el influjo del comercio electrónico y los formatos digitales. Los países en los que estos entornos tienen más fuerza son los que mejor han vivido la pandemia. Así, en el mismo informe de los editores italianos se recoge que el mundo del libro ha crecido en países como los anglosajones u otros como Holanda (un siete por ciento de subida) o en Finlandia (dos por ciento).  En el lado opuesto se sitúa Portugal, país con una menor producción editorial al que los editores italianos dan un 19 ciento de caída.

En los mercados asiáticos

Fuera de Europa y América, la IPA hace mención al caso de China refiriéndose a los datos de Beijing OpenBook en los que figura una caída del 5,8 por ciento en 2020. Una vez más el mundo digital vuelve a sonreir. las ventas a través del comercio electrónico crecieron un 7,2 por ciento; las de las librerías cayeron un 33 por ciento.

Por último, el mercado en papel de Japón ha sido ligeramente negativo, aunque prácticamente se mantiene respecto a 2019. Con la pandemia, la venta de libros en papel cayó en este país un 0,9 por ciento.  En la Asociación Nacional de Publicaciones de Japón se dan por satisfechos con este resultado y creen que la demanda de lectura provocada por el coronavirus ha permitido mantener el tipo, junto a las ventas de la serie de comic manga Kimetsu no Yaiba, la más vendida de la historia.

El mercado electrónico sí vivió en Japón un fuerte incremento. Mientras que en los principales países de Europa se habla de que el sector electrónico supone en torno al diez por ciento de total de la edición, en Japón se eleva esta presencia al 24 por ciento.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *