El Centro Andaluz de la Letras o cómo articular el fomento a la lectura

Bajo el leitmotiv de que la literatura es el pilar que nos permite formar una sociedad mejor, el Centro Andaluz de la Letras (CAL), ubicado en Málaga en 1998, reafirma su objetivo de potenciar la lectura, la creación literaria y el rescate del patrimonio como clave de la identidad. Y todo con el propósito de difundir el amplísimo patrimonio literario andaluz.

Desde su origen, el centro, que pertenece a la Junta de Andalucía, ha elaborado un mapa activo de la creación literaria desde todas sus perspectivas, cuenta Eva Díaz Pérez, su directora. Letras Capitales y Escaparate Andaluz son los dos programas a través de los cuales se difunde la labor de los autores andaluces mediante presentaciones de sus obras. Sin embargo, su actividad no se reduce a las ciudades. Con el objetivo de hacerla extensiva a todas las áreas de la comunidad, el Circuito Literario Andaluz fomenta los clubes de lectura y las actividades literarias en municipios de todas las provincias. A pesar de la dificultad que esto implica, debido a “la amplia extensión de la geografía andaluza” y “el abandono de Andalucía en las comunicaciones”, no dejan de “luchar para llevar la cultura a todos los puntos”, explica la directora del centro. “A veces se trata de rescatar el espíritu de las Misiones Pedagógicas, ese proyecto de la Segunda República que consiguió llevar la cultura a las aldeas y pueblos perdidos de España”, añade.

Además, el CAL, cuyo primer director fue el poeta Pablo García Baena, colabora con muchas instituciones para crear sinergias culturales. Las ferias del libro de Andalucía, los programas Autor Andaluz del Año y Autor Clásico Andaluz —que rescata la vida y obra de escritores de la tierra organizando exposiciones, jornadas, la publicación de un catálogo científico y una antología— o Ciudades literarias —que recupera el patrimonio literario con rutas y paseos inspirados en autores clásicos o épocas literarias— son otras de las actividades organizadas por esta institución. La compra de lotes de libros para clubes de lectura y un amplio catálogo que reúne a los autores andaluces facilitando la difusión de su obra son otros de los servicios que ofrece la entidad situada en la malagueña calle Álamos. “El criterio de selección es siempre la calidad. Los programas se organizan siempre teniendo como brújula la mejor y la más excelente creación literaria”, explica Eva Díaz Pérez.

Dirigido a un público que abarca a todos los lectores “sin distinción y con especial interés por el público juvenil e infantil”, dentro del Circuito Literario Andaluz, el CAL cuenta con un apartado de actividades dirigidas a este público con el que cada año organizan la Escuela de Verano para Escritores y Escritoras Noveles donde jóvenes de entre doce y veinte años reciben formación por parte de prestigiosos autores.

A pesar de la difícil situación actual, el CAL afronta el futuro con optimismo y ya diseña proyectos que permiten mirar el horizonte con ilusión. Entre ellos se encuentra la incorporación de otras disciplinas artísticas en las actividades literarias para integrarlas con el patrimonio histórico andaluz. En otoño arranca el programa Conversaciones en el Museo, que recorrerá pinacotecas y museos arqueológicos de toda Andalucía proponiendo a escritores que elijan una obra y realicen una divagación o recreación emocional de estos objetos del pasado. Otra de las grandes iniciativas será la difusión a nivel nacional e internacional de los creadores andaluces. “Somos conscientes de que, a veces, Despeñaperros puede suponer una barrera importante para el salto nacional o internacional”, aclara Eva Díaz, quien espera que “la situación actual termine” y puedan iniciar por fin “este ambicioso proyecto”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *