Editor busca distribuidor… y lo encuentra

Publishing Distribution Platform: una nueva y pionera web creada por los distribuidores pone en contacto a los dos sectores del libro en cualquier parte del mundo

Buscar una distribuidora es uno de los retos de cualquier editorial. En los mercados locales o nacionales el asunto puede ser más sencillo, o quizá menos difícil, pero la cosa se complica si se trata de salir a los mercados internacionales. Desde ahora existe una plataforma que busca facilitar la conexión entre editores y distribuidores de cualquier parte del mundo.

La plataforma se localiza en el enlace www.publishingdistributionplatform.org y ha sido creada por la Federación de Asociaciones Nacionales de Distribuidores de Ediciones (Fande) junto a la International Publishing Distribution Association (IPDA), ambas con sede en Madrid.

“La idea nació como un requerimiento de la Feria Internacional de Frankfurt”, cuenta el director general de Fande, José Manuel Anta. Allí, en la alemana capital del libro, distribuidores y editores se buscaban afanosamente y el negocio se resentía por las complicaciones de este proceso. Desde hace cuatro años, la asociación IPDA organiza una jornada con un marcado cariz comercial. “Es una jornada de contactos muy productiva, pero es solo un día”. Esta jornada se ha celebrado en sus primeras ediciones de forma presencial y en la última, debido a la pandemia, de manera virtual.

Este fue un primer paso en respuesta a los planteamientos de la Feria de Frankfurt. “Las consultas con los editores mostraban que había dificultades para encontrar distribuidores, sobre todo para salir fuera”, señala Anta. Por ellos se creó la jornada, pero no era suficiente.

Al mismo tiempo, el sector distribuidor se dio cuenta de que carecía de un nivel organizativo internacional, igual que el que tienen en Europa y en el mundo los editores o los libreros. “A distribuidores de otros países les gustaba el modelo organizativo que teníamos en España, donde se unen las empresas de la distribución de libros, por supuesto, pero también de prensa, revistas, ebooks, audiolibros…”. Y ese es el modelo, prosigue Anta, que hace cinco años se trasladó al ámbito internacional y por lo que la IPDA –de la que forman parte empresas tan potentes como Ingram o la especializada en el mundo digital Bookwire­– tiene su sede en Madrid.

En estas llegó la Covid-19 y la capacidad de este y otros sectores económicos se ha puesto a prueba. En el caso del libro no son pocos los planes que se han acelerado o creado en estos tiempos en las redes. Esta plataforma se suma a ellos y demuestra que el mundo virtual puede ser una salida para evitar que los proyectos empresariales se estanquen.  Además, el hecho de que la pandemia se solucione no implica que estos proyectos no vayan a mantenerse en el tiempo.

El mecanismo de funcionamiento es muy simple. La página web que acoge a la plataforma incluye un listado de editores y otro de distribuidores donde cada empresa puede abrir una ficha. “El editor puede buscar a un distribuidor de un área geográfica determinada o de una especialidad y establecer contacto con él”. Y por área geográfica la plataforma entiende zonas de todo el planeta. “Esto, como los contactos en la Feria de Frankfurt, va dirigido a cualquier editor y cualquier distribuidor del mundo”.

A partir de ahí la negociación de las condiciones ya es una cuestión bilateral, que es el objetivo de la plataforma.

La plataforma ha sido creada por las asociaciones de distribuidores citadas y ha contado con una pequeña ayuda del Ministerio de Cultura. Su funcionamiento es gratuito y no tiene coste alguno para los intervinientes.

Se trata además de una plataforma pionera en el ámbito internacional. “Lo único en lo que nos fijamos a la hora de montar estas plataformas fueron proyectos similares en el campo de los derechos de edición”, añade José Manuel Anta. En estas plataformas se facilitaba la conexión de unos editores con otros pero específicamente para negociar derechos. ¿Por qué no extender un sistema similar a otros ámbitos? Y así fue como la herramienta Publishing Distribution Platform se puso en marcha y ya está operativa. Queda buscarse y encontrarse, para lo que ahora Fande e IPDA intensificarán los esfuerzos de comunicación para que el mundo editorial se vaya sumando a él y tener una base de empresas amplia que le convierta en un foro imprescindible para, como se indica en la propia plataforma, “conectar a toda la comunidad editorial internacional para hacer crecer las oportunidades de negocio”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *