Cuento de Navidad. Una historia de fantasmas

José Luis Munuera. Astiberri. 20.00 € (80p.). ISBN: 9788418909412

Ha querido el calendario que dos obras colosales firmadas por autores patrios vean la luz cuando el presente año está llegando a su fin. Si El Fuego de David Rubín ponía el listón muy alto, las mismas palabras podemos dedicarle a este Cuento de Navidad. Una historia de fantasmas en el que José Luis Munuera adapta el clásico de Charles Dickens, una decisión arriesgada ya que los lectores van a mirar con lupa el resultado final. La presencia del autor nacido en Lorca es motivo suficiente para tranquilizar a todo aquel que no vea del todo claro el proyecto, un Munuera que no hace más que dejar constancia de su grandeza con cada nueva referencia que aparece en el mercado con su nombre impreso en la portada. Lo logra, además, con una obra de sobras conocida por todos y que ha sido versionada hasta la saciedad, consiguiendo brillar y capturando el alma dickensiana desde la primera página.

Puede que lo más llamativo sea el cambio de género del protagonista, haciendo que el señor Scrooge sea una mujer, una decisión que podría estar condicionada a algún tipo de moda o a aprovechar la situación actual que tantos debates ha originado. Nada más lejos de la realidad. Desechando cualquier intención por parte del autor de contentar a ciertos sectores sociales, la elección de esta nueva Scrooge obedece a razones puramente argumentales, convirtiéndose en el complemento perfecto a toda la reinvención que va a sufrir el relato y la excusa perfecta para que los fantasmas de las Navidades pasadas, presentes y futuras hagan su aparición, encajando de manera precisa en todo lo que Dickens ya expuso hace un buen puñado de años.

Resulta toda una sorpresa encontrarnos con una obra como esta, tremendamente fiel a la original pero con un cambio tan significativo como el mencionado anteriormente. Aunque es algo que debe tomarse en consideración, no termina siendo un elemento definitivo en la historia, de hecho podríamos pensar que Scrooge siempre ha sido una fémina puesto que Munuera no busca justificar ese cambio, simplemente lo hace y narra lo que quiere hacer llegar al lector, alejándose de cualquier tipo de ambigüedad. Su intención es convertir este Cuento de Navidad en una versión que todos podamos disfrutar, otorgándole un enfoque distinto y haciéndonos olvidar cualquier influencia que tengamos, ya sea por la obra original o cualquier otra adaptación que para nosotros sea definitiva o canónica.

Munuera consigue convencernos que el sexo del protagonista no sea un elemento especialmente relevante gracias a la naturaleza del relato escrito por Dickens, un retrato social con elementos fantásticos que deviene en un acto de redención y que aquí queda todo perfectamente ejecutado, solventado de una manera tan eficaz como acertada en todos los planteamientos presentados por el autor. Algo que se puede hacer extensible al apartado gráfico, demostrando la enorme versatilidad que atesora en sus lápices, «enfrentándose» a todo tipo de género que pase por sus manos ya sea comedia, drama o fantasía. Especial mención merece su representación de los tres fantasmas, algo que en este caso cobra bastante importancia y con la que consigue transmitir todo lo que se espera de ellos, causando un primer impacto visual que los dota de algo especial, alejándolos de cualquier versión que hayamos visto previamente.

Otra espléndida referencia a añadir al cada vez más nutrido catálogo de Astiberri en la que nos vamos a encontrar al Munuera más serio, ese que se adueña del clásico de Dickens hasta hacerlo suyo, ofreciendo una propuesta renovadora pero fiel al original que huye del discurso fácil que podría brindarle la presencia de Lady Scrooge. Todo ello plasmado con gran maestría para dar como resultado un retrato social e histórico que no puede estar mejor desarrollado, dejándonos impactados con su contundencia gráfica y su acierto narrativo. Un acierto (más) a todos los niveles que confirma y consolida al autor como un referente dentro del Noveno Arte.

Reseña realizada por Mario Olivera