Arroyo de la Miel, donde la palabra biblioteca es mágica

La Costa del Sol tiene en este templo de libros de Benalmádena uno de sus grandes focos culturales con un fuerte arraigo social

Escuchar hablar de la Costa del Sol supone un torrente de imágenes de ocio, tumbonas en la playa, rostros morenos, sangría y espetos de sardinas, música, quizá algún libro que ayude a dormitar bajo la sombrilla. Pocos pensarán en una biblioteca, pero ahí está, en Arroyo de la Miel, uno de los núcleos del municipio de Benalmádena, convertida en una auténtica agitadora cultural de la zona. “La palabra biblioteca es mágica –dice su directora, Mari Carmen Martín– llamamos a cualquier puerta y la gente se abre a colaborar, de modo que ahora, pese a los problemas de la pandemia, tenemos más actividad que nunca”.

La biblioteca municipal de Arroyo de la Miel, que recibió el premio Liber en 2015 por su volumen de actividades y su gran número de socios respecto a la población, se fundó en 1978. Contaba entonces con 1.779 libros y con unos socios que procedían del servicio de bibliobús. El anhelo de Benalmádena por contar con una biblioteca venía de tiempo atrás. Nada menos que en 1933 se acordó por parte del Ayuntamiento crear una biblioteca, para lo que se dispuso de casi treinta mil pesetas, pero los problemas económicos primero, la guerra después y la dictadura más tarde dieron al traste con el proyecto. Así que hay que situarse en la Transición para conocer cómo nació una biblioteca que ahora cuenta con 79.718 documentos en todos los formatos.

La biblioteca creció instalada en la Casa de la Cultura hasta que en 2002 se le dotó de un edificio propio junto al popular pulmón verde del Parque de la Paloma, una sede que es fácilmente reconocible ahora porque se suele colocar un gran cartel con la dedicatoria del año, que en 2020 fue para Miguel Delibes y que en 2021 es para Emilia Pardo Bazán por el centenario de su fallecimiento.

Las cifras de usuarios que arroja la Biblioteca han sufrido un frenazo en 2020. La pandemia, como en cualquier actividad del mundo entero, ha sido la responsable, aunque no se haya dejado de programar actividades y haya habido una buena respuesta. De este modo, si en 2019 hubo 206.124 usuarios, en 2020 se quedaron en 92.635; las actividades culturales bajaron de 217 a 87 y los nuevos socios de 1.394 a 642. Claro que esto no arredra a la directora ni a los 15 trabajadores que hay en la plantilla, que siguen inmersos en las labores de programación de actividades y gestión de los fondos, además de mantener vivos un canal de Youtube y las redes sociales. De hecho, Arroyo de la Miel es la segunda en número de préstamos de todo Andalucía, sólo por detrás de la de Sevilla.  En el municipio existe otra, la biblioteca municipal Manuel Altolaguirre, en el núcleo conocido como Benalmádena Pueblo, de menores dimensiones y con la que colaboran.

La de Arroyo cuenta con 271 puestos entre sus tres salas, que incluyen los de estudio y consulta, hemeroteca u otros espacios como los llamados comicteca y bebeteca. Son muchas las actividades que se podrían destacar, pero Mari Carmen Martín habla con especial atención de los cuentos por teléfono, que se va a ampliar este año después de que el pasado se organizara coincidiendo con el centenario del nacimiento del escritor y pedagogo Gianni Rodari. El programa consiste en eso, en llamar por teléfono a quien previamente se ha inscrito y contarle un cuento. “Es el mejor antídoto para la soledad”, dice la directora.

“No hemos querido dejar de lado las actividades porque la biblioteca es también un foco cultural”, agrega Mari Carmen Martín, que recuerda que además sirve para que las personas que se dedican a ello tengan ingresos en un momento en que todo está parado o, cuando menos, ralentizado. “Tenemos un cuentacuentos para lo que vienen dos personas, uno de Jaén y otro de Sevilla, que nos han dicho que es el único trabajo que tienen ahora”. Y este tejido cultural, opina ella, debe protegerse y mantenerse.

Benalmádena se sitúa como municipio turístico en una de las zonas con más viajeros de España. Eso se nota en todo su músculo económico y social y la biblioteca no podía ser menos. Dentro del turismo hay un segmento conocido como residencial, que es el que se ha quedado a vivir en Benalmádena o que pasa allí gran parte del año. “El turista residencial usaba mucho la biblioteca” dice Mari Carmen Martín. El municipio, añade, es “multinacional y el treinta por ciento de la población es extranjera”. El turista de verano es otro asunto, aunque el nacional que llega en gran media de otras zonas de Andalucía sí es usuario, pues el carné de socio de una biblioteca permite acceder a otras de la red. De todos modos, la directora se muestra satisfecha del carácter multicultural del centro y de que haya libros en once idiomas, no sólo inglés, francés o alemán, sino también en sueco, ruso noruego, polaco o finlandés. A la biblioteca llegan personas de todas estas nacionalidades e “incluso un señor que dijo que era apátrida”.

De los 79.718 documentos que hay, 61.841 son libros y el resto se lo reparten entre audiovisual (7.905), fotografías (3.288), música impresa y mapas (53), publicaciones seriadas (3.966) y grabaciones sonoras (2.665). Por otro lado, del total hay 44.622 documentos de adultos en español, 10.425 en otros idiomas y 15.017 de infantil y juvenil. Todo ello sin olvidar los cerca de diez mil que constituyen el fondo local, pues la biblioteca es también un centro que guarda gran parte de la memoria de la ciudad.

De modo que las sucesivas olas de la Covid-19 no han podido con esta biblioteca, que sigue inmersa en una actividad tan frenética como apoyada por los vecinos de Benalmádena ­–hubo tres años (2010, 2013 y 2015) en los que fue elegida como servicio más valorado por los ciudadanos–, y también por algunos de los municipios colindantes, por los de otros países que por razones de trabajo u ocio viven o pasan por allí e incluso por el señor apátrida, que sirva aquí para subrayar el carácter abierto de la Costa del Sol.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *