«A la hora de escribir no me pregunto si lo que estoy escribiendo es políticamente correcto». Entrevista a Javier Sermanz

En tu experiencia personal, mencionaste que escribir fue una forma de enfrentar trastornos mentales. ¿Cómo influyeron esas experiencias en la creación de los personajes y la trama de El Coronel Milagro

Escribía para sosegar mi alma y huir de la ansiedad sin meterme en problemas, a los que era muy dado debido a los trastornos. No sé cómo me las apañaba pero siempre acababa rodeado de gente poco recomendable. Me empujaba la curiosidad insaciable por conocer todo lo que se salía de lo establecido. He explorado el mundo de las drogas, he ido con gente marginal que se saltaba las normas, con tribus urbanas, he coqueteado con varias sectas, con el porno y los ambientes de sexo liberales. Claro que todo ello influye, algunas de esas personas y situaciones me han servido de modelo para los personajes del Coronel Milagro. Como se suele decir: «Los nombres de los personajes han sido alterados con fines dramáticos».

Has abordado temas tan variados como la inmortalidad, el metaverso y la conciencia de las inteligencias artificiales en tu libro. ¿Cómo lograste equilibrar estas complejas ideas para crear una narrativa coherente y atractiva para los lectores?

Las IAs y el Metaverso están íntimamente relacionadas. Si dotas de pensamiento a una IA, tarde o temprano se hará preguntas, tomará consciencia de sí misma y se convertirá en un ser vivo digital con un soporte donde existir: el Metaverso. La transferencia de la consciencia a una computadora es el siguiente hito de la ciencia: la inmortalidad. Lo juntas todo y ya tienes los argumentos para crear esta historia…Inmersión Mental a un Metaverso regido por IAs generativas, ¡Héroe o Bestia, elige tu bando!

Haber seguido un tratamiento psiquiátrico fue fundamental para madurar y poder escribir. ¿Cómo crees que esa madurez se refleja en la profundidad de los personajes y la complejidad de las situaciones en tu novela?

Los trastornos que sufría me llevaban a un estado de ansiedad generalizada, padecía insomnio, mucha agresividad y crisis nerviosas que degeneraban en depresión y automarginación, además de sufrir alucinaciones, paranoia y alteraciones de la personalidad. En este estado me era imposible profundizar en los personajes y en las escenas, me sentaba a escribir y al poco tiempo ya tenía la cabeza en otras cosas. Para los relatos y las novelas cortas no había problema, sobre todo porque eran historias de acción con sangre y violencia, de personajes planos, sin demasiados matices, como los relatos de Conan o de Elric. He escrito abundante Literatura Pulp que comparto de manera gratuita en varias páginas de Internet. Sin embargo, para una novela como la del Coronel Milagro, he necesitado años de medicación hasta controlar los trastornos y hallar la claridad mental y el sosiego que me han permitido madurar los personajes y la complejidad de la historia sin aquel estrés emocional. Puedo sentarme e imaginar de forma ordenada y eficiente…

El Coronel Milagro aborda temas contemporáneos como el maltrato y el colectivo LGTBI. ¿Cómo lograste integrar estos temas de manera orgánica en la trama sin perder la esencia de la historia de superación personal que mencionas?

El Coronel Milagro es ante todo una historia que va de las personas de hoy en día, con los problemas y las preocupaciones que tenemos actualmente: un mundo digitalizado, con Internet, IAs, redes sociales, dominado por una sociedad que demanda ocio; sus personajes son ciudadanos de a pie que juegan a videojuegos, sufren maltrato, bulling, pertenecen al colectivo, toman drogas, pagan plazos al banco, tienen problemas con el alquiler, viven. Y buscan la manera de ser mejores personas frente a la adversidad, o no.

Si tu libro se adaptara a largometraje o a serie ¿Tienes alguna preferencia en cuanto al formato y algún actor o directivo en mente que te gustaría ver involucrado en el proyecto?

Sería muy escrupuloso con la adaptación, no aceptaría nada que lo comprometiese. Si no pudiera controlar esos factores, no llegaría a ningún acuerdo. Elegiría a los productores de Juego de Tronos sin duda.

Tus influencias literarias van desde Homero hasta Stephen King. ¿Cómo lograste fusionar estas influencias diversas para crear un estilo propio en El Coronel Milagro?

El Coronel Milagro es la suma de años de lectura y análisis de estilo de todos los autores que me han marcado, que han sido muchos (de cada uno se extraen cosas valiosas), y de mucho tiempo dedicado a la escritura; lees, escribes, igual que el deportista entrena o el músico compone.

¿Cómo manejas la presión de seguir una serie como Héroe o Bestia? ¿Sientes que hay expectativas más altas después de recibir el sello Maestría de Universo de Letras?

Desde el principio concebí HOB como un proyecto a gran escala al estilo WarHammer o Star Wars, donde no necesariamente cada novela tiene porque ser del mismo personaje. Primero creé un universo completo para la dimensión virtual (razas y trasfondo histórico), y una sociedad en un futuro próximo para la Tierra. Y luego empecé a imaginar historias, qué le podría pasar a este o aquel personaje. Hasta la fecha he escrito nueve novelas, cuatro de las cuales están por ver la luz. En cuanto a la otra pregunta, creo que el sello Maestría va a dar al lector una idea de que el escritor, al menos, escribe bien. El resto se lo dejo a una publicidad agresiva, que pasa por influencers y bombardeo en redes. Tarde o temprano comenzaran a circular las críticas…

En tu rutina de escritura has mencionado ser un obseso del orden. ¿Cómo influye esta obsesión en la estructura y desarrollo de la trama? ¿Tienes algún ritual o hábito particular que sigues antes de sentarte a escribir?

Para la creación utilizo el sistema de capas del Photoshop o las pinceladas en un lienzo; parto de un bosquejo y voy añadiendo matices aquí y allí a medida que se me ocurren. No sigo un orden rígido, sino que voy saltando porque mi atención se dispersa, se desordena y a veces trabajo en múltiples frentes hasta que he elaborado el mapa conceptual. Escribo con música Jazz de fondo, me aísla del ruido ambiental.

Para el desarrollo planifico un guion diario que ajusto al intervalo de tiempo que dedico a escribir (dos tandas al día). Son escenas cortas que llevo bien mascadas en la memoria, solo tengo que plasmarlas. Si me sale del tirón, paso a la siguiente escena programada, es como un set de rodaje, pero en escritura. Siempre tengo la cabeza a mil y lo canalizo de esa manera.

El orden está en el hábito de vida, que sigo a rajatabla: a tal hora desayuno, a tal hora escribo, a tal hora hago deporte, a tal hora leo; si altero o me alteran ese orden me pongo irascible y ansioso. El orden me permite mantener la mente centrada y no dispersarme ni obsesionarme con pensamientos negativos. Cuando realizo otras actividades, en lugar de perderme en ellos, me concentro en la historia que estoy creando. Cambiar de actividad también me es muy positivo, es como si apagara el procesador y lo volviera a encender.

Has mencionado que tienes muchas cosas que contar y que tocas temas controvertidos. ¿Hay algún tema en particular que sientas que es crucial abordar en la literatura contemporánea y que aún no hayas explorado en tus escritos?

El objetivo de la Literatura es entretener y despertar el pensamiento; ayuda a construir la mente y a ser crítico. Cualquier tema que cumpla esas funciones es digno de ser tratado.  Por lo menos eso es lo que intento: hablo de las adiciones, de cómo sobrellevarlas; del miedo interior, de la introspección, de como enfrentarse a un maltratador, aunque también trato de forma crítica (dicen que cínica), las miserias del ser humano y la hipocresía de la sociedad.

La serie Héroe o Bestia tiene una propuesta única al permitir que la gente se sumerja en un videojuego de fantasía. ¿Cómo crees que esta idea puede resonar en una sociedad cada vez más inmersa en la tecnología y los mundos virtuales?

Media Games tiene los derechos de la «Inmersión Mental», no vende a otras compañías su software ni su hardware, son los dueños del Metaverso, basado en su popular videojuego de HOB. Existen otros pero no ofrecen la transferencia mental a ese entorno virtual. Es una forma revolucionaria de ocio, si lo quieres, págalo.

En el ámbito literario, mencionaste que no te preocupan las convenciones sociales. ¿Cómo crees que esta actitud influye en tu escritura y en la recepción de tus obras por parte del público?

A la hora de escribir no me pregunto si lo que estoy escribiendo es políticamente correcto, no me ajusto bien a los moldes y tampoco me importa lo que piensen de mí los lectores. He escrito una historia: tú eliges qué hacer. Si te gusta, vuelve a por más; si no, lee a otro, en el fondo me da igual.

¿Cómo encuentras el equilibrio entre tocar temas serios y actuales, como el maltrato y la LGTBI, y agregar elementos de humor y aventura en tu escritura? ¿Consideras que es importante abordar estos temas desde una perspectiva más ligera en la ficción?

Soy muy crudo en mis planteamientos y busco estremecer, sobre ciertos temas no se puede andar con frivolidades, como el del maltrato o los abusos sexuales, pero recurro al humor para no agobiar al lector y darle un descanso, creando picos emocionales: un dulce tras un trago amargo.

¿Hay algún autor contemporáneo cuyo trabajo admires particularmente, y de ser así, en qué medida crees que ha influido en tu enfoque narrativo y temático en El Coronel Milagro?

En los últimos diez años me he fijado más en la manera de comunicarse en Internet y en cómo se estructuran las series más exitosas. Apuesto por ofrecer una narrativa basada en esos esquemas para que al lector le dé la impresión de estar viendo una película. A la hora de escribir tengo muy en cuenta la posibilidad de que se hagan audiolibros o películas. Incorporo onomatopeyas, la acción es muy rápida, escenas en Flash Back, distintos tipos de narradores: el omnisciente y el subjetivo, diálogos muy dinámicos, todo de cara a darle agilidad y frescura a la historia.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest