2020: Érase una vez un libro que le plantó cara a un virus…

La vitalidad de libreros y editores, el empuje tecnológico, el ritmo imparable de las distribuidoras, el auge de nuevos soportes o la respuesta institucional al sector reflejan un moderado optimismo que nadie preveía cuando estalló la pandemia

El 2020 ha sido y será recordado como el año de pandemia. Basta con echar un vistazo a la mesa de cualquier librería para darse cuenta de cómo las editoriales se han adaptado a él. Un grave problema de salud pública ha devenido en una crisis económica sin precedentes y aún es pronto para saber cómo afectará a la industria del libro. En marzo todo el mundo interpretaba los hechos con tintes apocalípticos, pero poco a poco aparecieron los brotes verdes: se ha leído más, las plataformas tecnológicas han funcionado, las ventas no han caído cómo se temía, el sector acelera los nuevos rumbos que ya había iniciado. El año de esta nueva crisis ha sido de una actividad frenética para el libro y los análisis sobre lo que ha ocurrido tienen dos nombres propios: Covid-19 y Amazon. El libro camina hacia un nuevo tiempo y la reflexión sobre su futuro se ha reavivado, aunque de hecho siempre ha estado ahí, como recuerda el centenario conmemorado este año del nacimiento de Ray Bradbury, que legó su siempre inquietante fábula Farenheit 451. Estos son algunos de los asuntos que han marcado este extraño y difícil año. 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *